Las quemaduras se pueden provocar por: la radiación, el vapor, químicos o aparatos electrónicos, etc. Se dividen en tres categorías:

Primer grado

  • La lesión se encuentra enrojecida y no presenta ampollas; la piel se encuentra seca y ardorosa. Su profundidad es poca y sana fácilmente.

Segundo grado

  • En este tipo de quemaduras se presentan ampollas e inflamación. El dolor es mayor y la inflamación se extiende a otras partes del cuerpo.

Tercer grado

  • Es el tipo más grave de quemadura, se lesionan las tres capas de piel, así como el tejido graso, músculo, los nervios y vasos sanguíneos. La superficie de la dermis se encuentra acartonada, seca, de color blancuzco o negro. Requiere atención médica de emergencia.