La pérdida de elasticidad en la piel de brazos y piernas, así como el depósito de grasa y disminución de la firmeza del músculo propiamente, se debe al paso del tiempo en nuestro cuerpo. Un procedimiento que nos ayuda a restituir la apariencia previa es la liposucción de brazos y muslos, es decir una braquioplastía.

Para realizar este procedimiento se necesita de una evaluación, tomando siempre en cuanta el estado de salud del paciente, edad y características físicas.