La rinoplastia es de los procedimientos quirúrgicos más populares en el mundo de la cirugía plástica. Consiste en modificar la forma de la nariz ya sea por razones estéticas/funcionales reconstructivas, mediante la manipulación de sus componentes óseos y cartilaginosos.

Es un procedimiento que se puede realizar desde los 15 años, cuando el desarrollo de la nariz se ha completado en su mayor parte y su relación con otras estructuras faciales está ya determinada.

El resultado final del procedimiento se pueden percibir tan pronto como en tres meses, o bien, tan tardío como 2 años. La mayoría de los pacientes tienen su aspecto final a los 6 meses.